Derek Redmond: levantarse y seguir adelante

Queremos compartir con ustedes un caso realmente inspirador que sucedió en el mundo del atletismo y nos servirá de puntapié inicial en este camino de entregar dosis diarias de información relativa al mundo del fitness, salud, motivación y nutrición

 

Corría el año 1988 y se disputaban las inolvidables Olimpiadas de Seúl, donde Derek Redmond un atleta británico no pudo continuar en la ronda preliminar de la competición de los 400m quedando tristemente fuera de este y esperando una futura revancha.

redmond 

 

Fue en las olimpiadas de 1992,  en Barcelona y tras una serie de operaciones, que lo dejaron con poco tiempo de preparación,  logró presentarse en estos juegos con el gran desafió de desarrollar un buen desempeño, algo que no pudo logran en las olimpiadas anteriores, esta era su revancha

 

Siendo uno de los favoritos, registrando la mejor marca en la primera ronda y ganar la prueba de cuartos de final, nada sospechaba lo que el destino le tenia preparado a este atleta. Colocado en el punto de salida para la carrera de la semifinal, Derek Redmond obtiene una buena partida frente a los otros competidores… Sin embargo, al andar y faltando cerca de 150 metros su músculo del tendón derecho se rompió, cayendo por breves segundos… Cuando se disponían a socorrerlo, el se levanta y cojea hacía la meta con una sería lesión. Al poco tiempo, su padre se incorpora saliendo desde las galerías acompañando a su hijo a la meta, al acercarse a esta, su padre le dejo que continuará y que alcanzará la meta recibiendo los aplausos y el cariño de los espectadores que se emocionaron al ver lo que le acontecía a este atleta.

 

Es curioso como el destino a veces, nos puede quitar un sueño. Lo importante es levantarse y seguir intentándolo…

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *